Menú Cerrar

Madres o políticas, en La Luna de Alcalá

«Cuando nos fue reconocido el derecho al voto, a finales del siglo XIX comenzó el acceso de la mujer a la política aunque en algunos Estados la aprobación del voto femenino no llegó hasta mediados del siglo XX. La igualdad de oportunidades para las mujeres en el pasado y en la actualidad pasa por la participación y representación en los puestos de toma de decisiones. Actualmente la participación femenina en política se ha incrementado, pero continúa siendo desproporcionadamente baja. Nuestro liderazgo y la participación política están en peligro, tanto en el ámbito local como mundial.

Reformas legislativas

A pesar de todas las reformas legislativas y nuevo marco normativo aprobados por gobiernos socialistas las mujeres siguen estando marginadas en gran medida de la esfera política en todo el mundo, las mujeres nos enfrentamos a dos tipos de obstáculos a la hora de participar en la vida política. Las barreras estructurales creadas por leyes e instituciones discriminatorias siguen limitando las opciones que tienen las mujeres para votar o presentarse a elecciones.

Las brechas relativas a las capacidades implican que las mujeres tienen menor probabilidad que los hombres de contar con la educación, los contactos y los recursos necesarios para convertirse en líderes eficaces. Pero fundamentalmente me preocupa y ocupa el coste que soportamos a la hora de continuar con la dedicación pública en política. Algunas mujeres hemos conseguido superar algunos de estos obstáculos, y hemos  sido muy elogiadas por ello, a menudo influyendo positivamente en la sociedad de nuestro entorno. Pero a diario me pregunto cuál es el coste de ello, cuántas de las mujeres que ocupamos cargos públicos, tienen hijos, y cuántas pueden conciliar y seguir creciendo»

 

Puedes seguir leyendo en el siguiente enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *