Menú Cerrar

La Vida es Bella, ejemplo de superación

En este espacio de la web me gustaría mostrarles cuáles son mis gustos cinematográficos. El cine es una de mis mayores aficiones de la que disfruto con mis dos hijas.El pasado viernes, en la Asamblea de Madrid, tuve el placer de poder escuchar testimonios de aquellos que habían sobrevivido a Auswitch. Testimonios desgarradores sobre un lugar que, sin duda, se convirtió en la vergüenza de una Alemania. Un país que vio cómo el líder Nazi se deleitó a base de la represión, el asesinato y la vulneración del derecho de las personas.

Reclusión

Hablar de la época de los Campos de Concentración me llevó a recordar una de las mejores películas que he visto en mi vida: La Vida es Bella. En ella se muestra como una familia judía de la Alemania Nazi es separada para ir al campo de concentración. El padre, que vivirá el Campo con su hijo, se las ingenia día a día para que el niño no sea consciente realmente de lo que está ocurriendo. Quien la haya visto, recordará el mítico «¡Buenos días princesa!». Un recurso utilizado por el papá para saludar día a día a su mujer.

Esta película sin duda se ha convertido en referente por dos factores. El primero, porque

es un ejemplo claro de la necesidad y el espíritu de superación humana del que también habla Viktor Frankl, psiquiatra condenado a pasar mucho tiempo en el Campo de Concentración junto a su padre. El Hombre en Busca del Sentido, libro en el que refleja la experiencia, debería convertirse en una obra de lectura obligatoria.

Dos ejemplos para un mismo conflicto

Tanto La Vida es Bella como El Hombre en Busca del Sentido, nos demuestran una realidad que no debemos olvidar. Y lo hacen desde dos puntos de vista distintos. El film utiliza el recurso de la superación y de la imaginación como punto clave de la convivencia del personaje principal para que el día a día de su hijo y de su mujer sea algo menos doloroso en el Campo de Concentración. Sin embargo Frankl hace un estudio social y psiquiátrico de la dureza que tiene estar encerrado por cuestiones de ideología, creencia, color y etnia.

Mucha es la literatura y la filmografía de la que disponemos para poder conocer esta realidad tan dolorosa en la historia de la humanidad. Sin duda, infinitas son las referencias que podemos encontrar para conocer qué y por qué ocurrió cada una de las barbaridades que se dieron cita en la Alemania Nazi.

Mi apreciación personal

Con esta reflexión quiero hacerles llegar una conclusión que nos acusa a todos los demócratas y feministas de esta nuestra Europa. En primer lugar, una frase muy utilizada pero muy necesaria en este momento: El pueblo que no sabe recordar su historia, está condenado a repetirla. Por eso les recomiendo el conocimiento de las distintas realidades históricas que se dieron lugar en la Alemania de la antesala de la II Guerra Mundial.

Nos encontramos en una Europa global. Una Europa en la que se difunden falsedades. Fake News sobre migración, posición de la mujer. Mentiras xenófobas, machistas, racistas y misóginas. Falacias en contra de la libertad de las personas. La cultura y el conocimientos serán las que nos salven de estas realidades.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *